La ciencia al servicio de la comunidad

Compartir

*Por Eduardo Fernández

El rol de la Ciencia y la Tecnología en medio de la Pandemia es clave. Roberto Salvarezza, ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, informó que se han invertido unos 400 millones de pesos para enfrentar al Coronavirus, pero también concientizó sobre la asistencia técnica y social que hacen a diario científicas y científicos argentinos.

El martes 21 de abril se llevó a cabo de manera virtual la reunión de la Comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Cámara de Diputados de la Nación, de la cual soy integrante. En la reunión participó el Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, que dejó conceptos fundamentales sobre el rol de la comunidad científica durante la Pandemia, y que es clave destacar.
Salvarezza dio a conocer las acciones que se vienen realizando desde la creación de la Unidad Coronavirus que “tiene como objetivo poner a disposición todas las capacidades de desarrollo de proyectos tecnológicos, recursos humanos, infraestructura y equipamiento que puedan ser requeridas para realizar tareas de diagnóstico e investigación sobre Coronavirus COVID-19”.
La exposición partió de un paradigma que plantea una presencia del Estado que invierte en el conocimiento como respuesta, en este caso a la Pandemia y a la situación social y económica, pero que además articula con otros actores sociales y evalúa los efectos de la cuarentena sumando a investigadores que interactúan con referentes sociales para asesorar al Poder Ejecutivo en materia de políticas públicas.
Pero es necesario hacer una breve mención del contexto en el que se enmarca el estado de la ciencia y la tecnología después de cuatro años de macrismo, que como ocurrió con otras áreas, debilitó el rol y la presencia del Estado. En esa línea, Salvarezza explicó que cuando asumió en el área el 10 de diciembre pasado se encontró con 200 personas menos en el Ministerio en comparación a 2015.

CAMBIO DE PARADIGMA
La decisión de recuperar un rol activo del Estado en materia de ciencia y técnica, son claves para la salud y también para la economía. Es por ello que hace algunos meses desde Apyme celebramos la reincorporación de trabajadoras y trabajadores al Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), como brazo tecnológico de la industria nacional, fundamental para la recuperación de un proyecto de país con desarrollo autónomo e inclusivo que apunte al crecimiento.
En otro orden, en la reunión de la Comisión de Comunicaciones e Informática de la Cámara en la que también participé como miembro integrante, la secretaria de Innovación Pública Micaela Sánchez Malcolm planteó entre otros avances la recuperación de políticas en materia de soberanía satelital, algo que se “cortó” en 2015 y que hoy le permite anunciar a la funcionaria la construcción del “Arsat 1 Segunda Generación”.
Si bien el contexto ha sido dificultoso para una comunidad científica que denunció durante cuatro años las políticas nacionales que generaron un fuerte retroceso en la materia, las y los científicos hoy están en el frente de batalla en la producción de elementos para la prevención de la enfermedad, en la evaluación constante de posibles respuestas al virus y en el estudio del impacto social de las medidas preventivas, entre otros desafíos.
El Informe de la Comisión de Ciencias Sociales de la Unidad Coronavirus COVID – 19, sobre el impacto del Aislamiento en la comunidad, destaca la “vocación y la capacidad técnica del Estado para producir conocimiento social”. La clave está en seguir fortaleciendo la ciencia para ponerla el servicio de la Nación.

También puede gustarle...